He probado Nose, diagnóstico olfativo para encontrar el perfume ideal

Dicen los apasionados que el perfume puede y debe reflejar la personalidad de quien lo lleva, conformando un retrato olfativo que dibuja un aura invisible tan importante como nuestra elección de vestuario. O como la actitud que queramos enarbolar con un poco de ayuda de nuestro .

Darse de bruces con el olor de tu personalidad es relativamente fácil cuando se tiene la nariz y la mente abiertas para experimentar. De hecho, puede ser un juego para compartir con amigos o con quien quieras, como estuve haciendo bajo la tutela de los expertos de Le Secret du Marais y su programa Nose, con el ánimo de encontrar mi misterioso retrato olfativo, esa versión mística de Towanda que vibra con los orientales y no desdeña un buen frutal. Hola, querida, de ahora en adelante te anegaré en lichis y rosas como te mereces.

Seguir leyendo…

Diana Vreeland Parfums, el aroma de la leyenda

La diva en su hogar. En esta imagen sólo le falta un turbante para ser exactamente la señora que quiero ser

Como una maja goyesca en su hogar. En esta imagen sólo le falta un turbante para ser exactamente la señora que quiero ser

Querida lectora nuestra, vapuleada curtida en fenómenos de redes sociales sin fuste ni trayectoria, ¿se ve falta de modelos femeninos en los que reflejarse? Aquí tiene un baluarte que al menos excitará su culto a la personalidad. Histórica, inteligente y llena de valores: Diana Vreeland. La poética mujer que dijo, a la fogosa manera de Kerouac en “El camino”“Si no es una pasión, no arde, si no quema, ¡no has vivido!” merece todas las atenciones de las desconcertadas jovencitas del milenio. El mito está servido.

Diana Vreeland, retrato

Diana Vreeland

Influyente y poderosa, audaz, creativa, esteta. La sacerdotisa de la moda -dotada, al parecer, de cierto deje tiránico– supo cómo transformar las horas bajas de Harper´s Bazaar y Vogue para que operaran como auténticas líderes de opinión en moda y estilo de vida. Después de ella nada fue lo mismo. Hoy congrega una opinión unísona e indiscutible, revolucionaria que marcó la senda y cuyo nombre paladea toda editora con veneración y anhelo de ser una mijita como ella.

Con el debido cariño -y la consciencia de linaje-, su nieto Alexander Vreeland recupera la estela de esta mujer fascinante y la traslada a la colección de fragancias Diana Vreeland Parfums.

Seguir leyendo…

Naomi Goodsir, perfumería nicho de alta costura

naomi-goodsir

Del tocado al perfume, siguiendo el hilo conductor del accesorio que aporta personalidad.

Naomi Goodsir es una creadora australiana fogueada en el diseño de sombreros de alta costura. Piezas únicas que revelan su gusto por la individualidad, lo atípico, lo que destaca. Las mismas cualidades que ha trasladado a su firma de caldos aromáticos, Naomi Goodsir.

¿Las claves? Sello autoral, materias primas de alta cuna, ajenos a las veleidades de la moda. El packaging como objeto de deseo, culto y coleccionismo. Sin duda, una nueva estrella en el rutilante firmamento de la perfumería nicho.

Seguir leyendo…

He probado: Bar de Perfumes de Le Secret du Marais

Jean Daniel Domergue "La Garçonne"

Jean Daniel Domergue “La Garçonne”

Otorgarle a la elección de un la importancia que merece, tomarse el tiempo necesario para decidir el aroma que te acompaña cada día. Ese es el objetivo del nuevo Bar de de , diagnóstico olfativo personalizado con un aliado informático llamado NOSE. Probado y aprobado. Seguir leyendo…

Fragancias con madera de oud, la nota del nuevo milenio

madera de oud

Una de las notas preferidas por los creadores de fragancias para el nuevo milenio es la que ofrece la madera de oud, una materia prima muy cara – de querida y de costosa-, llena de intrigantes particularidades

Los perfumistas de los doble cero apuestan por la mezcla de artesanía tradicional en la elaboración, con una arriesgada modernidad a la hora de elegir componentes.

Seguir leyendo…

Oliver & Co, pura perfumería de autor hecha en España + entrevista con su creador

La luz de una vela aromática de jara me ha llevado a descubrir esta nueva firma creada por un moderno artesano alquimista-perfumista de formación autodidacta: Oliver Valverde. La vela se llama Ládanom, no confundir con Láudano: tintura alcohólica de opio que fue preparada por primera vez por el alquimista Paracelso; compuesta de opio, vino blanco, azafrán, clavo y canela, y empleada como analgésico común durante el siglo XIX. La única coincidencia está en la alquimia que existe en el proceso creativo de la firma Oliver & Co.

Oliver entiende la perfumería como un arte sano, libre y creativo. Su proceso también es original, sin pirámides olfativas ni acordes clásicos. Además, no escatima costes y se permite el lujo de elegir las mejores materias primas naturales de la mejor calidad. Sus composiciones tiene algo vivo, con capacidad de tocar la mente, más allá de la nariz. Sin partir de una historia, sus fragancias hablan de sensaciones que nacen del azar y la intuición. Su poder olfativo está en un carácter fuerte y una personalidad que deja su impronta en la piel con tenacidad. Nada de aguas frescas y volubles. Estamos hablando de perfumería nicho y fragancias de autor que se alejan del mercado masivo, las marcas de moda y sus famos@s potavoces al servicio de diferentes impulsos aromáticos.

Hablamos con Oliver Valverde y palpita una vanguardia con ganas de hacerse entender.

¿De dónde nace tu pasión por el ?
“Nace poco a poco y por casualidad. Desde que era un niño siempre me gustaban los aceites esenciales, velas e inciensos que utilizaba para perfumar mi habitación. A medida que fui creciendo, empecé a interesarme por los perfumes, pero sin pensar que algún día acabaría creándolos. Fue todo casi por accidente. Después de haber dejado un trabajo en Madrid, me dije: voy a empezar a ganarme la vida a mi manera… y empecé a hacer velas perfumadas para venderlas en pequeñas tiendas de artesanía.  En ese momento no tenía la idea de hacer perfumes ni tampoco tenía en mente crear una marca. Pero poco a poco todo el proceso y las materias primas que fui descubriendo, me atraparon… Fue una revelación, sentí  que todo eso estaba esperándome para hacerlo mío. Fue y sigue siendo muy emocionante para mi. Así que cuando menos lo esperé, tenía todos los ingredientes para lanzar una marca y me aventuré a ello”.
¿Cuál es la primera fragancias que recuerdas?
“Recuerdo la fragancia de una vid que había en el taller de piedra y mármol de mi padre”.
¿Y la última?
“El olor del café recién hecho esta mañana en mi cocina”.
¿Algún aroma natural favorito?
“No soy de únicas cosas, me gustan muchas esencias. Depende mi estado mental, de cada momento del día, o de mi vida en general”.
¿Eres fiel a un ?
“No, me gusta cambiar mucho”.
Cual es el orígen de algunas de las materias primas utilizadas en sus fragancias.
“Pues vienen de todos los rincones del mundo. Por citar algunas: el ládano viene de España, el vetiver de Haiti, Indonesia o la isla de Java, el osmanthus de China, el azahar de Marruecos….”

Seguir leyendo…