Implantes de grasa propia, lo último en cirugía para aumentar el volumen de cara y cuerpo

Cuadro cubista de Rene Magritte de una mujer desnuda

René Magritte

El otro día estuve en un desayuno informativo con el doctor Vicente Paloma Mora, cirujano plástico del Centro Teknon que nos estuvo contando todo acerca de la reconstrucción o el aumento mamario con grasa autóloga –es decir, del propio paciente-, también se puede utilizar para aumentar el volumen de cualquier otra parte del cuerpo, o incluso cirugía reparadora de defectos de traumatismo o para corregir reabsorciones por envejecimiento de la cara. El doctor nos aclaró dudas y nos contó hacia donde evoluciona la técnica que sustituye al implante de silicona.

La técnica, también llamada lipolifting, consiste en transferir grasa de otra parte del cuerpo del paciente, e inyectarla en el pecho o donde se necesite (pómulos, glúteos, ). El traspaso se realiza en la misma sesión, la grasa que se obtiene del paciente por medio de una liposucción se separa y procesa en una máquina similar a la que se utiliza en las donaciones de aféresis para obtener sólo los adipocitos vivos. En este mismo procedimiento, se separan de la grasa proteínas del crecimiento -que se encuentran dentro de las plaquetas-, que se inyectan junto a la grasa y que hacen que la recuperación sea mucho mejor, disminuyen la inflamación, hacen que haya menos hematoma y si se produce sangrado, favorecen una cicatrización más rápida. Después, se inyecta en la parte del cuerpo deseada. Se puede realizar con anestesia local, general cuando la liposucción supere los 4.000 cc, y en muchos casos no es necesario el ingreso hospitalario. Seguir leyendo…

Elevación de pecho con microinjertos de grasa del abdomen

310126_0
Muchos médicos lo consideran la técnica del futuro. Sin ajenas al propio cuerpo, el Dr. Navarro (Centro Clinica Menorca) ha realizado un levantamiento de pecho inyectando la grasa extraída de una lipoescultura de y .

“La paciente tenía el pecho un poco caído porque tenía descolgamiento del pezón respecto al surco mamario. Le practiqué un lipofilling como si fuera un implante anatómico, inyectando 120 cm3 de grasa en cada pecho, y conseguimos subir 1 cm el pezón y bajar 2 cms el surco mamario, consiguiendo la correcta proporción en la forma del pecho”, explica el .

Seguir leyendo…