“Inteligencia cosmética”: compra sin que te tomen el pelo

La , ‘primero que todo’, se lee. Descubre qué queda en las cremas una vez las despojas del .

Se acabaron los actos de fe. El consumidor demanda nociones científicas, estudios a doble ciego, compromiso ético y social y efectividad. O, por lo menos, resultados realistas. Inteligencia cosmética.

Hay mucha confianza en el acto de comprarse una crema. Prácticamente se puede equiparar a la oración de los angelitos que guardan mi cama. Confías en una marca bien posicionada porque percibes valores que te dan la seguridad necesaria para desembolsar lo que te pidan por ella. Más importante aún, para someter a escrutinio los resultados con cierta generosidad (‘pues sí parece que se suavizan las arrugas con este contorno’). El marketing es tan despreciable como admirable: nos convierte en creyentes y, en muchos casos, lo hace con arte y salero.

Seguir leyendo…

En efecto, la cosmética más efectiva

Efecto lifting manual en 'Brazil' de Terry Gilliam

Efecto lifting manual en ‘Brazil’ de Terry Gilliam

Sostienen los  consumidores más atentos, quizás un poquito cansados, que el marketing gusta de un golpe de efecto más que de comer con las manos. Así es. En mi bandeja de entrada, se arremolina información con el encabezado de marras: efecto pestaña postiza, efecto botox, efecto lifting, efecto vacaciones (invocando abstracción poética), efecto flash (como la vida misma) y mi preferida: efecto buena cara. ¿Crear ilusión de buena cara ¿Acaso no basta con tener pensamientos positivos, hacer el amor como una jabata, beber mucha agua y desear la paz mundial cuando pasa una estrella fugaz? Ay, la filosofía del ombliguista buenrri sin fundamento… ¿Qué será más pazguato: creer en el efecto buena cara o sonreír sin ganas?

Pero que le doy deriva. Decía que El Efecto causa buen efecto y que tras la efectista apostilla, se sucede la esperanzante zanahoria de que esta vez sí, nos veremos pestañote, contorno de 20 años, cara de cóctel a la orilla del mar y rictus de estar generosamente atendidas.

El efecto cala inmediatamente. Primero, al oído. Y después, a la zona a tratar, que para eso nos hemos enclaustrado en el laboratorio durante diez años para hallarlo.

30-meg-ryan

El caso es que los resultados de la toxina botulínica apetecen, pero no tanto las molestas agujas, el impertinente desembolso económico o la amenaza del efecto Nicole Kidman. O del efecto Meg Ryan...

Seguir leyendo…

Pantene y el ‘problema’ del pelo fino

Andromeda

Hasta la fecha creía que la categoría de ‘problema’ se reservaba a un escollo de difícil solución que afectaba al alegre discurrir de la vida normal. “Si tiene solución, no es un problema”, sentenciaría un oráculo de humilde opinión servida con posavasos. Añado, acodada en la barra, que aunque la tenga a veces sigue siendo problemón. Una enfermedad, una traición inesperada, un sistema que te hace sentir una caquita de caniche en medio de la tormenta… Cosas así. 

Confieso desencuentros con Pantene sobre la severidad de los obstáculos que nos impiden la felicidad total. Descubro en su último comunicado sobre pelos finos, problemas, y autoestimas irremisiblemente fanées (en español, un sonoro “jodidas”), que tengo que apearme de la estabilidad para empezar a redensificar urgentemente mi cabello, no sea que del cepillado vaya derechita al diván.

Está demostrado que el cabello fino puede afectar a las mujeres más que otros signos de envejecimiento, asegura un estudio elaborado por y la Dra. Marianne LaFrance, Profesora de Psicología y de Estudios de Género de la Universidad de Yale.

“Algunas conclusiones de este estudio revelan que la pérdida de volumen en el cabello de las mujeres les preocupa más que su salud, figura, peso o su piel; es más difícil de controlar que la aparición de canas o la celulitis e, incluso, les afecta más que si rompiera con una relación seria.”

¿Perdón? No sólo tengo pelo fino, sino también la piel, ¿a qué clase de mujeres se ha investigado para concluir que el pelo fino es más devastador que una ruptura importante? A ninguna que yo conozca, cosa que afecta positivamente a mi autoestima.

Seguir leyendo…

EE Creams, continúa el festival alfabético

bb-cream

Hace un tiempo, la posibilidad de que continuara la locura alfabética de las AA Cream, BB Cream y CC Cream era un simpático chascarrillo del que reírse alegremente. Cuán erradas andábamos si pensamos por un momento que iba a quedar en una bromita de marketing. Las EE Cream acaban de irrumpir en escena, apelando por las bravas la atención de un anonadado público cansado de escuchar milongas. ¿Te enteras, eh, eh?

¿Y qué pasó con las DD?, te preguntarás echando algo en falta. No se las saltaron, faltaría plus: las Dinamic Do-All o Daily Defense prometen combinar el cuidado de la piel de una BB con el poder corrector de una CC añadiendo activos anti-edad. ¿No es una bacanal de efectividad y sencillez a la hora de comprar? Espero que seas de letras, porque como seas de números (23,7 millones de dólares recaudaron las BB Creams en EEUU en 2012), la cosa te va a dejar picuet.

Seguir leyendo…

Zumba Fitness propone al mundo un motivo para bailar

home

Como bien sabréis las asiduas al , cada cierto tiempo surge una nueva iniciativa deportiva ‘de moda’ para favorecer la adhesión a la actividad. Y al gimnasio, los atuendos, los DVDs…

Zumba ha sido el último boom, una manera sencilla y divertida de deshacerte de las calorías extra bailando.

Como bien sabréis también, una escasa parte de la población se sumerge durante estas fechas en el fragor dietético, además de en las convenientes palizas ‘preplaya’ en el gimnasio. Otra parte mucho mayor se esfuerza, aun sin haber oído hablar jamás de éstos, por rozar los mínimos diarios recomendados por la OMS. Lo de la pirámide nutricional creo que son palabras mayores…

Zumba propone una especie de trasvase calórico: donar las calorías quemadas durante la práctica al United Nations World Food Programme y a Feeding America. De tu lorza a su oquedad pasándotelo bomba. Más cómodo y limpio imposible.

Seguir leyendo…

Aromas corporativos, olores con marca propia o marcas con su propia esencia ¿a qué huele tu tienda favorita?

el olor

¿Sabías que… el 35% de las tiene su propio olor corporativo?

Los resortes del cerebro humano son fascinantes, y el estudio de aquello a lo que somos susceptibles al estímulo, más aún.

El ‘neuromarketing ’ es un término de acuño reciente (poco más de diez años de vida) que consiste en el estudio y la aplicación de técnicas del ámbito de la neurociencia a la publicidad e imagen de una marca. Parámetros como el olor, la influencia del color o de la música se emplean para potenciarla con objeto de que sea ‘multisensorial’ y logre desmarcarse en los competitivos lineales donde se entremezclan todas. La clave: la generación de emociones en el consumidor. Pulsar las teclas de percepción irresistiblemente atractivas para que nos encaprichemos con el producto –o para que, al menos, lo tengamos en cuenta-

Seguir leyendo…