Tasa rosa: ser mujer te sale caro

Ser sale caro. Literalmente. Se llama la ‘tasa rosa’ y es un hecho estudiado por diversos expertos.

Si tienes un segundo cromosoma X, disponte a pagar por ello. Y no hablamos del más que probable pánico que puedas sentir al volver sola a casa, sino de la diferencia contante y sonante del precio aplicado a las versiones femeninas (rosas, muy rosas) de diversos productos de higiene, de ropa, ¡o de juguetes!

tasa-rosa-1

¿Un ejemplo? Sin salir del Súper de confianza tenemos varios. El más paradigmático lo ofrecen las cuchillas de afeitar básicas, a 0,70 euros por unidad para las femeninas frente a 0,49 para las destinadas a los hombres. Diferencia extendida a los champús y cremas (siempre comparando referencias similares y con la misma sofisticación o simpleza de ingredientes), desodorantes, etc. Las peluquerías apuestan fuerte por la segregación de género cobrando casi el doble a una mujer que a un debido a la ‘incuestionable’ diferencia en el largo de la melena, por lo que si una mujer tiene pelo corto, pagará más que un a lo “Hair” de Milos Forman.

Unos cuantos céntimos extra que, a la larga, pueden devenir en que pagues cerca de 1.400 dólares más al año que los hombres por productos similares, según el cálculo estipulado por la Universidad de California.

tasa-rosa-2

En Europa, la asociación francesa Georgette Sand ha creado todo un movimiento social a través de las redes sociales animando a los consumidores a subir fotos de ejemplos encontrados en los supermercados con la etiqueta #womantax o #pinktax, además de realizar sus propios estudios comparativos entre miles de referencias. La cosa suena, es real, e incluso ha llegado al Parlamento Francés por la fuerza de la polémica.

¿Discriminación hija del patriarcado o estrategia de marketing? Según los expertos, más bien lo segundo, pero con evidentes imbricaciones en el primer concepto. Hay que estar ciego para no querer ver el abuso del estereotipo de género.

Seguir leyendo…

Mujeres en un mundo feliz

El en la época de la filosofía del positivismo impuesto.

De unos años a esta parte, parece que la filosofía del falso positivismo se ha adueñado de nuestras vidas. Las , además de tener que compaginar estudios, trabajo, crianza de hijos, tareas domésticas y un Instagram impecable, parece que tenemos que parecer un anuncio de Prozac andante. Y no lo digo yo, lo dice el merchandising del falso positivismo. Desde las agendas cuquis que anuncian que hoy va a ser un día muy muy feliz…hasta las camisetas que te invitan a perseguir tus sueños (y ojo, siempre en inglés, que la mujer moderna es políglota desde la cuna), parece que los sentimientos negativos se han quedado desfasados.

El problema de este falso positivismo es que va de la mano con una filosofía tremendamente peligrosa. Parece que si algo no te sale bien, es porque no tienes la actitud adecuada. Y oiga, cuando en la vida pasan cosas malas, de esas que parecen salidas de un culebrón venezolano, no hay pegatinas de unicornio que lo remedien. Pensar en el arcoíris, que yo sepa, no hace menos doloroso un divorcio, no hace olvidar la pérdida de un ser querido, ni ayuda a gestionar el estrés crónico causado por la inestabilidad laboral que sufrimos especialmente las mujeres.  Al contrario, llorar y enfadarse, frustrarse, y desahogarse con las amigas son emociones sanas que responden a la necesidad puntual del organismo de liberarse de una situación estresante.

A pesar de lo que la cultura de la felicidad nos quiere hacer creer, las emociones negativas tienen una función de carácter adaptativo en la naturaleza, y son fundamentales para lograr un equilibrio mental. Hay que aprender a vivirlas y a entenderlas, no a negarlas. Susana Méndez Gago, autora de La bondad de los malos sentimientos, apunta a que la crisis ha destapado un sentimiento de angustia vital en una sociedad capitalista en la que todo nos empuja hacia el éxito. Desde los libros de autoayuda a las tazas que tanto se han puesto de moda, se ha creado una subcultura del falso positivismo con mensajes pasivo-agresivos que acaban creando un sentimiento de culpa brutal cuando eres una que no llega a todo.

Seguir leyendo…

manifestaciones de mujeres

Mujeres y feminismo, qué opinas

que manifiestan su opinión contra el machismo, aunque no sea 8 de Marzo.

Mujeres que viven, que sobreviven, que se desviven en cualquier pasión: por su prole, por su cónyuge, por el trabajo dentro, por el trabajo fuera o por el sencillo hecho de ser y saber que muchos piensan que eres una persona inferior.
Porque nuestra historia reciente, pasada y muy antigua nos tenía a todas sin voz ni voto y atadas a una serie de deberes marcados por la dominación del macho.

El más fuerte doblega al débil y nosotras según dicen somos el sexo débil. Basta mirar los tiempos y distancias a la carrera y saltando vallas… Vaya que vaya y ¿porqué no, unas olimpiadas dónde se compita en otras lides, como la capacidad de dar, repartir amor, montar bocadillos y comidas con tres cositas en la nevera?
Baaaaah! ¿Quién quiere competir? y… ¿Quién quiene ganar? Creo que se trata de compartir.

Seguir leyendo…

Perfume Armani

Nuevos perfumes románticos y barrocos

románticos para que buscan cierta aventura a la hora de rociarse de una fragancia

Aromas que no huelen a hierba fresca, a cítricos, a colonia para después de la ducha, sino a ingredientes más orientales, potentes, envolventes. Armani Sí Passione, Amo de Ferragamo, Pink Evidence y Un amor eterno se dirigen a mujeres que no quieren pasar desapercibidas.

Seguir leyendo…

Guerlain MANNEQUIN Lui 11 05 (1)

Lui de Guerlain y Colonia Pura de Acqua di Parma, fragancias de lujo

Lui de y Colonia Pura de , aromas para y hombres.

Las dos, Lui de Guerlain y Colonia Pura de Acqua di Parma, son sinónimo de buen hacer, de lujo y de excelencia. Ambas casas rezuman exclusividad y distinción por los cuatro costados y ambos están elaboradas por las mejores narices. Por eso, no es de extrañar que estos dos aromas vayan a ser de los más regalados estas Navidades. ¿Qué os apostáis?

Seguir leyendo…

mujer con globos san valentín

San Valentín, regalos con amor y humor

Llega San Valentín, mon amour, y seguro que algún regalo llegará hasta tu enamorado corazón.

Ya están muy vistos los globos rojos en forma de corazón, las medallas del amor, las maxi piruletas con un te quiero. Yo soy partidaria del regalo que permanezca, de unos buenos zapatos que no pasen de moda aunque lleven corazones, o de unos papelitos para las magdalenas que, aunque sean baratos permanecerán en nuestra memoria romántica. Ligueros, sneakers, moldes para magdalenas megarrománticos, por qué no un  porrón de rosas metidas en una sombrerera como salido de la tienda de flores Audrey Hepburn y My Fair Lady. Homenajeemos a San Valentín.

Seguir leyendo…