170321223542 Silicone Breast Implant Super 169

Implantes de mama texturizados, ¿por qué producen cáncer?

Algunos implantes de mama texturizados han producido un tipo de cáncer en las mujeres que se han hecho un aumento de pecho. Aunque este tipo de han sido ya retiradas, de vez en cuando aparecen que nos lo recuerdan.

Este tumor, llamado linfoma anaplásico de células grandes,  es fácil de detectar y sólo se han dado en el mundo 573 casos.

La principal marca que fabricaba estos implantes de mama, Biocell, de la marca Allergan, los retiró en julio de 2019. Por eso, para informar sobre cómo está este asunto y no dar oídos a algunas informaciones que han aparecido en algunos , en Belleza Pura hemos preguntado al doctor Ramón Calderón Nájera, cirujano plástico de la clínica FEMM y expresidente de la SECPRE (Sociedad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética), para aclararlo y que las mujeres que llevan implantes de mama sepan qué hacer. Seguir leyendo…

Madonna1

Sujetadores sin aros o con aros: he aquí el dilema

¿Eres de las que usa los sujetadores sin aros o con aros? ¿Sabes cuál te conviene? La doctora Mercedes Herrero nos da todas las claves.

Reconozco (entono el mea culpa) que llevo desde hace mil años sujetadores con aros, pero que después de hablar con la doctora Mercedes Herrero, ginecóloga en la Unidad de en Gine4, he cambiado de opinión y me he comprado ya sujetadores sin aros.

Quizá, como muchas, he creído que uno con aros hacía el más bonito y sujetaba más y mejor. Sin embargo, ya vemos como tendencia los sujetadores sin aros y las más prestigiosas de los diseñan bonitos, cómodos y que de verdad cumplen la función de sujetar las mamas.

Seguir leyendo…

Belly 4057139 1280

Pecho tras el parto, soluciones sensibles

Tras un parto, el se resiente y el es una de las zonas que más trabaja para que esa nueva vida prospere.

Lidiar con un bebé, las que se revolucionan tras el parto, el pecho que tiene que alimentarlo, y luego queremos que esas mamas vuelvan a su estado anterior. No es tan fácil pero podemos hacer algunas cosas para mejorar. Seguir leyendo…

Sujetadores Sin Aros

Sujetadores sin aros, los más saludables

Sujetador sin aros, ¿hace cuánto que no ves uno? Procedo a desglosar sus cualidades por si se te ha olvidado cómo es este bendito sostén casi imposible de encontrar en las lencerías al uso. Sin embargo es el más sano y hay pocos que sean , a excepción de los de .

De estructura sutil y sujeción , los sujetadores sin aros no tienen porqué ser un objeto de ortopedia. Lo verdaderamente extraño y perjudicial para la es meterse dos aros metálicos entre pecho y espalda, además de esos rellenos actuales que podrían servir como chaleco antibalas.

Si prefieres seguir la senda más favorable para tus pechos, no hay duda:  sujetadores sin aros con sujeción y suavidad asegurada, seguro que te gusta alguno de los modelos que hemos seleccionado.

Seguir leyendo…

El implante de pecho cumple medio siglo con polémica PIP, PIP incluida

Alexey Nikishin

Se ha hecho mayor, el implante de silicona cumple 50 años y lo hace con más polémica que nunca después del escándalo de los implantes PIP. En este medio siglo de se ha convertido en la segunda operación de más popular de mundo –por detrás de la liposucción-, en 2010 un millón y medio de mujeres pasaron por el quirófano para ponerse un implante de pecho. En España unas 40.000 mujeres se aumentan el pecho cada año, actualmente medio millón de llevan implantes mamarios.

Y como en todo, las modas cambian, en los años 20 del siglo pasado se llevaba el pecho plano; en los 50 Marilyn Monroe encarnaba el icono de mujer y todas querían sus pechos generosos y voluptuosos. En los años 60, la revolución feminista y los ‘sujetadores fuera’ volvieron a imponer el pecho pequeño. En la década de los 80 volvieron los pechos grandes y muy grandes, así continuaron en los 90 –creo que una generación entera de todavía recueran a Pamela Anderson corriendo por las playas de California-. Ahora, salvo excepciones, se impone lo natural. Pero la historia de los implantes de silicona tiene su miga. Seguir leyendo…