Cómo Limpiar Las Esponjas De Maquillaje

Cómo limpiar las esponjas del maquillaje

Limpiar las esponjas y de es un gesto fundamental. A ser posible, después de cada uso. Acumulan producto, células muertas y bacterias, que pueden acabar de nuevo en el si se limpian.

Son uno de los básicos del tocador. Hay quien no puede vivir sin ellas para aplicar el maquillaje. Puedes usarlas previamente humedecidas o en seco, según la cobertura que desees. Pero, al fin y al cabo, son porosas. Restos de ese producto se van quedando en su interior. Por eso es indispensable limpiar las esponjas de maquillaje. Con unos sencillos pasos, te contamos cómo hacerlo correctamente. Seguir leyendo…

Brochas

Brochas son amores (y también buenas razones)

Conocer las herramientas de , hay muchas brochas, pero hay una para cada cosa. Conocerlas todas te ayudará a crear mejores looks.

Creadas para servir a funciones muy concretas, las brochas y se destinan a un área del rostro e incluso a una textura de maquillaje determinada.

Conocerlas es amarlas, sobre todo cuando se disfrutan las delicias que proporcionan. A saber: acabado profesional, durabilidad ligeramente superior y manos limpias de polvos y cremas, cuestión no baladí.

Pongamos las brochas a punto en este post descubriéndolas una por una.

Seguir leyendo…

La que no es guapa es porque no quiere

Muchas , ricas y están tan espectaculares con la cara lavada y sin maquillar. Lógico, también son criaturas de carne y hueso como el resto.

Absolutamente todas y todos tenemos un antes y un después. Lo que pasa que algunos tienen un equipo de maquilladores, peluqueros y estilistas que consiguen dar con nuestra mejor imagen. Aunque tampoco se trata de sacarse tanto partido que nos pasemos 20 pueblos y vayamos algo más que interpretadas.

Incluso intervenidas medicamente, hay que reconocer que las inyecciones de Botox y la cirugía estética también ayudan lo suyo. Y es que hay veces que un poco de colorete por increíble que parezca no llega a resolver.


¿Cuál es tu lado bueno para la foto? No hay duda que todos tenemos un lado bueno y otro no tanto. Saber sacar nuestra propia al exterior requiere lo primero un poco de inteligencia y ciertos conocimientos de bricolage cosmético. Todo ello aderezado con un poco de arte con los y el cepillo y el secador. Otro poco de técnica, inspiración, conocimientos de visagismo, saber comer, saber beber, descansar ocho horas y hacer ejercicio un mínimo de 2 horas a la semana.

La belleza la construimos todos cada día. Todos somos bellezones, lo dice Fátima desde su pasional blog cosmético donde los haya.

Gracias bellezón.

Vía: bellezones