Filtros solares físicos o químicos, el dilema

Tomar-el-sol

Si ‘el techo es el cielo’, éste no deja lugar a dudas. La temporada estival se hace notar con la fuerza de los rayos UV, prometedores y vitales, sí, pero también inmisericordes y capaces de hacer estragos.

Prevenir daños es fácil: basta con practicar una correcta higiene solar y usar una crema con un protector solar adecuado a nuestro fototipo. Pero, ¿qué filtro es preferible, uno físico u otro químico? Empecemos por el ABC del filtrado para conocerlos en profundidad.

Seguir leyendo…

Ojos, protégelos de los rayos ultravioleta este verano

ojo-azul

Llega el verano, y aumenta el tiempo de exposición al . Parece que nos vamos concienciando en la necesidad de proteger nuestra de los , pero ¿y nuestros ojos?

Una sobreexposición a la radiación UV puede provocar daños en la vista o causar enfermedades oculares como cataratas, glaucomas o conjuntivitis.

¿Utilizas siempre ?

Seguir leyendo…

Truco de belleza con aloe vera

aloevera

Imagen Vía: hibernoeninvierno

El aloe vera es un importante regenerador celular, cicatrizante, tonificador y de alta penetración en la . Cuando se usa con regularidad, evita las prematuras y retarda las propias de la edad. Reduce la medida de los poros abiertos, y se puede usar bajo el maquillaje. Es un excelente filtro solar de rayos ultravioletas y elimina las causadas por el , si se usa por un largo periodo de tiempo.
Estos son sólo unos pocos ejemplos de los beneficios que proporciona el aloe vera al ser humano.

  • COMPRAR UNA PLANTA DE ALOE VERA
  • CORTAR UN TROZO DE UNA HOJA
  • APRETAR Y CONSERVAR EL LÍQUIDO QUE SE DESPRENDE AL EXPRIMIR
  • EXTENDER EL LÍQUIDO DIRECTAMENTE EN LA CARA Y/O PARTE DEL CUERPO QUE SE DESEE

El precio aproximado de una planta y, por tanto, del truco de belleza es de unos 10-12 euros.

Una receta natural de Adelaida Perea para participar en nuestro .

Playas, sol y rayos ultravioleta a flor de piel. Por favor, utiliizar con precaución

El combinado sol, playa y verano puede ser todo un shock para nuestra ; sometida de repente y por un breve espacio de tiempo con esa que tanto escasea en nuestra vida cotidiana y en la mayoría de las grandes ciudades que en el mundo son.  Un buen moreno empieza con un discreto autobronceado y varias medidas fotoprotectoras destinadas a todas y cada una las zonas sensibles de nuestro cuerpo: piel, ojos, labios, cabello.

El contacto con la naturaleza debe hacerse con-tacto. Poco a poco y con la piel a cubierto de esa naturaleza extraña, cambiada y enrarecida que cada vez se pone más violenta. La virulencia de los es cosa sabida y cacareada por todos. Pero lo que se acalla son los beneficios que tiene el y que son muchos siempre que se tome de forma inteligente, es decir de manera regular y siguiendo las normas básicas que nos cuentan los dermatológos. 

Seguir leyendo…

Pictogramas para protegernos mejor del sol

No te hagas el sueco porque estos dibujitos son lo bastante explicativos para que los pueda comprender cualquier europeo sin necesidad de palabras.

Más índice de filtro solar, más cantidad de crema y varias re-aplicaciones al día. No seas rata con la aplicación de tu protector solar. Los fotoprotectores solares no son cosméticos que haya que masajear . Su objetivo es proteger la . Por eso, los dermatólogos recomiendan aplicar una capa bastante generosa si queremos mantener nuestra piel a salvo de las quemaduras.

La noticia es que sabemos que los de los bronceadores se aplican cuatro veces menos de la cantidad recomendada y lo dice la Unión Europea.

¡Utilice correctamente los productos de !
Es importante saber que los productos fotoprotectores sólo cumplen plenamente su función si se emplean en cantidades suficientes: para protegerse el cuerpo, un adulto de talla media necesita aplicarse una cantidad de 35 gramos de producto fotoprotector. Esta cantidad equivale a unas seis buenas cucharadas de café. Actualmente los consumidores suelen aplicarse la mitad de esta cantidad, lo cual reduce la protección en incluso más de la mitad.
Renueve frecuentemente la aplicación de los productos de protección solar
Para mantener la protección inicial es indispensable renovar la aplicación con frecuencia, y sobre todo después de nadar, bañarse o frotarse con la toalla. Sin embargo, la reaplicación continua del fotoprotector solar no permite extender el tiempo de protección. Una vez agotada la eficacia del producto aplicado, su reaplicación lleva a una acumulación de la exposición a los rayos UV y, por lo tanto, a la sobreexposición.
Seguir leyendo…