Esta madrugada cambiamos los relojes. Consejos de experto para el cambio horario

Rafal Olbinski

Esta madrugada -la noche del 24 al 25 de marzo- nuestros relojes deben adaptarse al cambio horario, cuando sean las 2 de la mañana, deberemos adelantar el reloj hasta las 3. Un pequeño movimiento de agujas que, según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, supone un ahorro del 5% de consumo energético en iluminación en España, lo que hablando en dinero -que es lo único que cuenta últimamente- equivale a 300 millones de euros.

Pero no todo es tan maravilloso, hay que tener un poco de cuidado porque el cambio horario puede producir ciertas alteraciones en el . Aunque los efectos sobre nuestro organismo suelen ser leves y transitorios en la población sana, los expertos insisten en que deben ser tenidos en cuenta, sobre todo, en niños y personas mayores, ya que son más sensibles a los cambios de hábitos. Si durante los tres o cuatro primeros días de adaptación notas sensación de cansancio, astenia, desorientación, dificultad para dormir o te levantas cansad@, no te asustes porque es normal, son consecuencias habituales de la alteración de nuestro reloj cardiaco.

Y aprovechando la ocasión y para profundizar un poquito más en los problemas de sueño, me puse en contacto con el Doctor Juan Antonio Madrid, miembro de la Sociedad Española del Sueño.

Primero me contó que este cambio horario de marzo, puede suponer mayor trastorno que el que se produce después del otoño. El motivo es que nuestro funciona mejor levantándonos una hora más tarde que al contrario -que es lo que sucede del otoño al invierno-. Por eso, por ejemplo, el jet lag es menos perjudicial cuando viajamos hacia el oeste que hacia el este.  Teniendo esto en cuenta y para evitar problemas y hacer esta transición primaveral más llevadera, puedes poner en práctica una serie de pautas, que especialmente son importantes el domingo y el lunes para que tu reloj biológico se adapte. Seguir leyendo…

Dime la edad de tu padre y te diré lo inteligente que eres

A más años del progenitor, menor puntuación obtienen sus hijos en los ‘test’ de inteligencia. La literatura científica acumula trabajos que constatan que los vástagos de madres mayores obtienen mejores calificaciones en estas pruebas, elaboradas para medir las habilidades en el razonamiento, la concentración, el aprendizaje, la memoria, el habla y lenguaje. Sin embargo, la situación es diferente para los padres. “Nuestro trabajo es el primero del que tengamos conocimiento que demuestra que los descendientes de padres mayores muestran una serie de daños en distintas habilidades neurocognitivas durante la infancia. Sus datos se suman a los obtenidos en estudios anteriores que han constatado que cuantos más años tiene el padre, más posibilidades poseen sus descendientes de sufrir cáncer, defectos cardiacos congénitos y trastornos neuropsiquiátricos como el autismo, la esquizofrenia y la enfermedad bipolar. Y todo en un momento en el que la y la se están retrasando en todos los países desarrollados del mundo.

Seguir leyendo…