Sonrisas blancas, amables y pulidas

Qué risa, más que sonrisa, me provocan esas incisivas, casi cegadoras, que deslumbran por ahí. Sin embargo, hay fiebre por la blancorexia al dente, que mezclada con la tanorexia me recuerda a . Cada cual es digno de diseñar su propia imagen y especialistas para conseguirlo. Y centros que persiguen ese blanco nuclear en la diana de cualquier sonrisa para blanqueamiento dental.

Ni la pasta blnqueadora que puede tardar hasta un año en notarse algo, ni convertirte en un payaso de sonrisa fluorescente con una sesión láser pasada de vueltas. Por eso, yo no cambio mi blanqueamiento natural, ni amarillos ni ultrablancos.

Yo, no cambio mi Ariel dental, la Clínica de Rosales por otros blancos más fulgurantes. Hablo de todo un clásico, centro pionero en estética dental en nuestro país, donde se trabajan sonrisas blancas, amables, pulidas y muy bien contorneadas por el Dr. Augusto Morillo, del que ya hemos hablado en Belleza Pura, por la confianza que me inspiran y su buen hacer y gusto estético a la hora de diseñar una sonrisa, siempre con la naturalidad por delante.

Seguir leyendo…

Dientes más blancos y brillantes con Yotuel All in One

 

sonrisa-blanca

Una sonrisa cuidada y bonita es, sin lugar a dudas, el mejor fondo de armario. Unos cuidados son la parte más sexy de nuestra sonrisa. Sin embargo, el vino, el tabaco, el café, los colorantes atacan el esmalte. Tampoco juegan a nuestro favor el rechinar los dientes mientras dormimos o el apretar las mandíbulas cuando realizamos ejercicio físico. Esta erosión produce grietas en el esmalte. Aparecen manchas, que oscurecen el color de los dientes.

¿Cómo cuidar nuestra sonrisa?

Seguir leyendo…

Presume de dientes luminosos con Denblan de Darphin

sonrisa

El modelo ideal está en todas partes. Actrices, modelos, presentadoras lucen una espléndida y deslumbrante sonrisa. No hay duda que unos perfectos y blancos seducen a cualquiera. Sin embargo, hábitos como el café, el té o el tabaco, nos dificultan la tarea. Agentes blanqueadores, como el peróxido de carbamida o el peróxido de hidrógeno, buscan el mismo efecto que la legía, pero son sumamente dañinos.

Consiguen su objetivo pero no son inocuos y pueden llegar a dañar el esmalte de forma irreversible. Hay casos, en los que los dientes se vuelven traslúcidos o adquieren un tono azulado. Yo me gasté una pasta en un blanqueamiento con férulas y nunca pude usarlo. Me moría de dolor a causa de la hipersensibilidad. Sentía que hasta el aire al hablar me lastimaba.

¿Existe alternativa?
Seguir leyendo…