Julia Roberts Tacones

Tacones, dolor y gloria

#KuToo, la etiqueta que está levantando a las mujeres en contra de los y la de sus articulaciones.

Mezclas  kuts (zapato, en japonés) y kutsuu (dolor) y de repente aparece una nueva etiqueta que está dando la vuelta al mundo: #KuToo para decir basta a la tiranía del tacón o taconazo. La idea de este hastag se le ocurrió a la actriz japonesa Yumi Ishikawa que tuiteó a finales de enero el horror que le suponía llevar tacones a diario. “Espero que algún día las mujeres podamos liberarnos de la costumbre de tener que llevar tacones al trabajo”. Y como suelen ocurrir con estas cosas, estos tuits se ven, se comparten, se hacen virales y se monta esta nueva etiqueta con la idea tan real de “viva la comodidad”. ¡Fuera los corsés impuestos!  

Seguir leyendo…

Cómo prevenir unos pies machacados por los tacones

Ilustración: Magalie Fourtrier

Pobres olvidados y maltratados. Los soportan el peso diario de todo el cuerpo y de los que los torturan sin rechistar. Son la oveja negra a la hora de cuidado y tratamientos. Una firma francesa, Sénev, ha decidido echar un órdago y dedicarles una maxi línea de productos para cuidarlos como se merecen. Acaba de aterrizar en España en el centro Le Pétit Salon. Y un centro especializado, Avan Clinic, nos propone el tratamiento ‘no más dolor de tacones.

Encima tenemos ya las comidas, cenas y bailongos navideños de empresa, amigas, amigos invisibles, familia a la que te apetece ver y a la que no. Nadie se libra de más maquillaje, pelu y tacones. Sí, tacones responsables del famoso refrán de ‘para presumir hay que sufrir’ y que causan muchas más dolencias y malestar de lo que pensábamos. En 2009, Céline Archer, creadora de la línea francesa Sénev, especializadísima en el cuidado de manos y pies, iba de farmacia en farmacia buscando sin éxito algo más que una ‘hidratante’ para sus doloridos pies. Como no la encontraba decidió crear todo un mundo de relax, ayuda y bienestar para la parte más arrastrada de nuestro cuerpo. Desde la poción emoliente Abracada pieds a una exfoliante expres, limas de la pera limonera, sticks para las ampollas producidas para tacones y incómodos….

Seguir leyendo…

Locas por los tacones, hasta la adicción

Compeed-Infografía

El folclore español es muy amante del taconeo y el zapateo. Las ilustres hijas de la Iberia actual, también. Compeed ha realizado un estudio sobre la ‘’ de la española al complemento de marras. Y las cifras expresan, en toda su fría realidad, la ardorosa y descarnada inclinación que nos conduce a adquirir OTRO disparatado par más.

Véndemelo, que no es pa’ mí, que es pa’ otra, que se está quitando…

Seguir leyendo…

Sarah Jessica Parker, a sus zapatos

SarahJessicaParkerAP

Sarah Jessica Parker se lanza en loor de multitudes y madrugadores vítores a una nueva aventura empresarial con su propia línea de . Una colección de ‘utilitarios’ para la mujer que gusta de rodar poco en sacrificio de volverse muy alta. Ya dicen las mujeres-mujeres desde sus tribunas que “con se anda de otra manera”…

Te acordarás muy bien de los, para algun@s lúgubres, para otr@s luminosos, tiempos de “Sexo en Nueva York” y su concreto calado en la cultura popular.

En la archiconocida serie, cuatro chicas burguesas, como diría un marxista por no decir pijas, braceaban en la vorágine neoyorkina de los doble cero, viviendo a su manera una liberación sexual siempre en entredicho y luciendo muchos, muchos estilismos que marcaron época.

Algo se ha hecho bien (o rematadamente mal) cuando un personaje trasciende y se hace un hueco en el imaginario colectivo. De las circunstanciales oquedades de éste dependerá la subsistencia del personaje fuera de las fronteras de la ficción.

La Carrie Bradshaw de  SJ Parker simbolizó ese momento de la vida en que una mujer podía vivir, comer y vestir (¡y cómo!) en pleno epicentro mundial con un sueldo de columnista. ¿Existió alguna vez ese momento? Yo diría que en realidad no, pero era un caramelo tan apetecible, que no es de extrañar que muchas ‘fashionistas’ o wannabes se lo zamparan con entusiasmo.

Seguir leyendo…

¿Zapatos, sandalias, tacones, bailarinas, chanclas…cómo andas? ¿Cual es la horma de tu zapato?

Tengo los pequeños, cada vez más pequeños, batiendo mi propia marca. Del número 36 he bajado al 35 y es una lata porque muchos fabricantes de lo consideran pie de niño y el otro día en una zapatería no podía acceder a un montón de bailarinas que me gustaban pero que no se hacen en el 35. El sueño oriental de los pies de loto, se ha convertido para mí en pesadilla  a la hora de encontrar la horma adecuada.

Una contrariedad que me impide seguir de cerca el paso de la moda, pero sin pasar por la tortura del tremendo ritual Gin Lien para la reducción de pies al que se sometía a las niñas chinas a partir de los 4 años. Sus propias madres de mirada oblicua eran las que vendaban los pies a sus hijas, doblando los 4 dedos pequeños sobre la planta hasta conseguir que midieran unos 7 centímetros!!!.

Los pies siempre han sido simbolo de belleza y cuantos más pequeños más bonitos. El sufrimiento era atroz, tan atroz como para muchas mujeres caminar sobre hoy día. Los podólogos saben bien los problemas que causan los zapatos altos en los pies, tampoco es que diga que las deportivas son la panacea porque tampoco es así. No quiero poner fotos de cómo quedan los pies después de toda una vida llevando zancos porque son demasiado feas, tan feas como los pies deformados de las bailarinas de ballet.

Seguir leyendo…

Llellé, tacones en firme con tapones, un invento para no hundirte y pisar fuerte

Pon fundas a tus tacones de aguja y pisa fuerte sobre el cesped, las rejillas de madera o cualquier tipo de superficie sin hacer equilibrios sobre el firme menos firme. Un ingenio de plástico flexible en color transparente o negro que alarga la vida de tus y la tuya propia porque eso de quedarse hincada sin en medio de un cóctel o dar un traspié en medio de una boda, puede ser además de resbaladizo y aparatoso, objeto de lesiones.

Este pequeño invento supone un gran paso para las mujeres que se suben habitualmente a los . Una idea genial y tan sencilla como un tapón, de quita y pon.

Seguir leyendo…