Taller olfativo con Sylvaine Delacourte, perfumista de Guerlain

Fotograma de la película "El Perfume" de Tom Tykwer

Fotograma de la película “El ” de Tom Tykwer

El libro de El Perfume  de Patrick Süskind es, probablemente, uno de los que más me ha marcado en mi . El universo de los aromas siempre me ha apasionado, de pequeña siempre iba arrugando la nariz y olfateando aquí y allá descubriendo el mundo a través de los aromas –bueno, de mayor lo sigo haciendo-. Por eso, acudir a un taller olfativo, con una prestigiosa perfumista, es un auténtico regalo para los sentidos, y sobre todo para mi sentido predilecto: el olfato.

y Sylvaine Delacourte nos invitaron a un viaje imaginario por los rincones del planeta de donde la casa francesa obtiene las materias primas que componen sus fragancias. Por nuestras pituitarias desfilaron secantes impregnados de bergamota, búlgara, turca, persa, por la mezcla de de la casa, de Calabria que ha conquistado a Thierry Wasser, pachulí, vetiver, lirio… Una verdadera clase magistral en la que pudimos descubrir lo distintos que son los aromas entre unas y otras variedades.

Sylvaine Delacourte es Directora de Desarrollo de de Guerlain. Entró en la casa francesa en 1983 y aunque comenzó en el mundo del maquillaje, pronto descubrió que su pasión era el mundo del perfume. Trabaja muy cerca de Thierry Wasser y está detrás del desarrollo de fragancias como L’Instant o Insolence. También es responsable de los perfumes exclusivos y de los que la maison hace a medida.

Foto de Sylvaine Delacourte

Sylvaine Delacourte / Foto Malva Rico

Seguir leyendo…

Perfumes con historia: Shalimar de Guerlain y Aromatics Elixir de Clinique

La historia del perfume es casi tan antigua como la historia de la humanidad, desde tiempos remotos el hecho de perfumarse forma parte del acto de embellecerse. Las civilizaciones más antiguas ya utilizaban el perfume obtenido por medio del humo del incienso, la mirra, resinas y maderas con olores agradables, para ofrecerlas a sus dioses. Existen escritos de las civilizaciones de Mesopotamia en los que se han encontrado muchas recetas para la elaboración de ungüentos y perfumes. En el antiguo Egipto, se desarrolló una de las industrias cosméticas y perfumistas más importantes de la antigüedad. Griegos, fenicios, romanos…

En el Renacimiento, Venecia y Florencia fueron las capitales de los perfumes, se recuperaron las fórmulas de las antiguas composiciones. Pero los orígenes de nuestra perfumería hay que buscarlo en Francia, donde se instalaron pequeños laboratorios de perfumistas que elaboraban y vendía preparados aromáticos para su clientela, perfumes a medida, por supuesto gente noble y adinerada aunque poco a poco su consumo se va extendiendo. Unos perfumes que, por cierto, tapaban o disimulaban –no sabemos si con éxito- la falta de reinante en la época.

En los felices años 20 del siglo XX, la perfumería pasa de la fabricación artesanal a la era industrial. Los perfumes adquieren propia y se presentan en un frasco-joya. Después llegaron perfumes que han marcado un hito histórico, como , Arpège obra de la casa Lanvin, Miss Dior… Muchos de ellos han sobrevivido al paso de los años y han acompañado a muchas mujeres y hombres durante toda su vida y otros se renuevan, revisan su aroma, su vestido… Entre las de perfumes históricos que renuenvan su están: Shalimar de y Aromatics Elixir de Clinique. Seguir leyendo…