Comida Niño

Obligar a comer a los niños podría causar problemas alimentarios

No es ninguna broma, pero obligar a comer a tu hijo si no tiene hambre o no le apetece es una de las causas de que en la adolescencia pueda padecer un problema de alimentación.

“Este niño no me come nada”. ¿Has oído o has dicho alguna vez esta frase? Tras ella existe la insatisfacción de los padres que creen que los más pequeños tienen que comer lo que ellos dicen porque opinan que es lo mejor. Y si obligas a comer a tu hijo puedes estar dando pie a un problema de alimentación a largo plazo.

Obligar a comer a tu hijo no es una buena idea. Cada niño es diferente al de al lado, a su hermano, a su amigo o a su primo. Hay niños que se comen un caballo y otros son pajaritos. Yo, que fui pajarito durante décadas, sé la mala idea que es que te comparen con lo bien que comen tus primos (por ejemplo). La alimentación no es una ciencia exacta y cada persona necesita una cantidad y no es la misma para todos. La mayoría de los niños come, aunque no sea la cantidad que los padres desearían. Lo normal es que los niños pasen por etapas: los bebés comen cada tres horas porque es la etapa de crecimiento más importante de su vida. En ese año llegan a crecer 25 centímetros y habrán triplicado su peso.

Después del año de vida, el niño come menos

obligar a comer

Imagen: Avitalchn. Pixabay

Durante esta etapa es cuando los padres empiezan a ponerse nerviosos y obligan a comer al niño. ¡Error! Un niño come lo que necesita y forzarlo es perjudicial. La psicóloga Pilar Conde, directora de las Clínicas Origen, afirma que obligar a comer a un niño “puede ser uno de los orígenes de la bulimia, la anorexia o el sobrepeso. Aunque no es un factor determinante, debe ser considerado porque en la infancia es cuando comienzan a forjarse los primeros hábitos de alimentación”.

No es bueno ni que le obligues a comer ni que rebañe el plato

Niño Comiendo2

Imagen: Rodnae. Pexels

Los padres tienen que saber que no es bueno que el niño deje el plato vacío si no quiere más; lo mejor es que deje de comer cuando ya no tenga más hambre.

Tampoco debes ser permisivo con lo que come. Evita que coma chuches, bollos, helados, pizzas, hamburguesas… comida ultraprocesada, en definitiva. “Es necesario inculcar una alimentación saludable tanto en productos como en número de veces, y ahí sí que el pequeño podrá relacionarse con su cuerpo de manera adecuada con las sensaciones de su organismo”, afirma Conde.

Cuando llega un trastorno en la alimentación, el especialista busca cuál es la raíz que hay que abordar y la clave es encontrar el origen de ese problema y cómo lo está manteniendo el niño o joven. En España se calcula que entre la población adolescente existe una prevalencia en trastornos alimentarios de entre el 4,1% y 4,5%.

¿Cómo actuar ante una situación así?

No es fácil pero se puede. Si se ve a un adolescente que ha perdido peso de forma significativa, está decaído o nervioso, ha dejado de comer aquello que le gustaba o se comporta de manera rara durante la comida o después de la comida, puedes sospechar que algo está pasando.

Lo más adecuado es asesorarse con un experto antes de plantearle al joven las sospechas. Puede resultar contraproducente abordarlo solo con él. Lo que nos propone la psicóloga es primero la asesoría médica y después, conjuntamente, si es posible, exponer el problema con un equipo de nutricionistas y psicólogos.

No es un camino fácil. Es un proceso complicado y largo porque no solo se trata de cambiar modificar los hábitos de alimentación que están perjudicando su salud sino que detrás hay un problema emocional que hay que tratar.

Por eso, los psicólogos explican que es muy importante que en el desarrollo y aprendizaje del niño se incluya esta capacidad introspectiva para poder conocer qué hay detrás de nuestras conductas.

Hambre emocional: qué es y cómo acabar con ella

Hambre ‘emocional’ alude a los atracones de comida que se producen para paliar la ansiedad, el estrés o incluso la tristeza.

Comer para calmarse, para encontrar consuelo -al menos, durante un rato- y no para saciar el apetito o descubrir la última fantasía con estrella Michelin de alguna súperstar de la gastronomía. Un problema que va más allá de la dieta elegida.

El hambre emocional no tiene demasiadas caras. Se presenta bajo el aspecto de tu ‘yo’ más ansioso y decaído, florece en un contexto de autodestrucción y consigue generar un círculo vicioso del que es difícil salir indemne: atracón ansioso en estado de trance – asunción de lo que se ha hecho – culpabilidad – castigo – vuelta a empezar.

¿A la postre? Kilos de más, autoestima por los suelos y la posibilidad (con tendencia al infinito) de propiciar conductas negativas, como la ‘purga’ con vómitos, laxantes o ayuno, o la práctica desmedida de ejercicio físico.

hambre-emocional-2

Dominar las emociones es esencial en todos los planos de la vida. Da seguridad, empodera, facilita mucho las cosas. Pero no basta con saberlo: hay que hacerlo, y para ello nos podemos apoyar en métodos que ya han testado con éxito otros seres humanos en las mismas circunstancias. Como el mindful eating, que esencialmente viene a ser impregnar la comida en la sosegada aura del ‘aquí y ahora’.

No son muchos pasos y seguro que lo consigues en cuanto te lo propongas. Como siempre que trates de cambiar un hábito, localiza el problema, date un margen de error y recuerda valorar tus avances.

Se acabó sentarse a la mesa (si es que llegas a sentarte) para curarte las heridas.

Seguir leyendo…

Alimenthia

Alimenthia, la app para personas con sensibilidades alimentarias

Por fin una aplicación para móvil especializada en intolerancias alimentarias. Se llama Alimenthia y acaba de dar sus primeros pasos.

Si eres una de esas personas con alguna intolerancia alimentaria y andas como pollo sin cabeza porque no sabes qué comer, estás de enhorabuena. Ya puedes descargarte la aplicación Alimenthia, tanto en App Store como en Google Play y podrás hacer la compra sin necesidad de tener que leerte las etiquetas de todos los productos que quieres adquirir pero que no sabes si contiene algo que sea incompatible con tu intolerancia o tu tipo de dieta.

Seguir leyendo…

Trastornos alimentarios, la detección es la clave

Amy Winehouse lo tenía todo: cantaba como los ángeles, tenía fama, dinero… No parecía que le faltase nada y sin embargo, un trastorno alimentario unido a un problema de alcohol y drogas acabó con su vida. A la vista está cómo era Amy y cómo terminó su vida. En España, se calcula que entre la población adolescente existe una prevalencia en trastornos alimentarios de alrededor del 4,1% al 4,5%.

Seguir leyendo…

Bullying, un problema de todos

Jesús Vázquez acaba de estrenar Proyecto Bullying, un programa dedicado al acoso escolar, ‘El Langui’ ha compuesto un rap para concienciar a todos y desde hace unos meses ya tenemos un teléfono contra el acoso escolar, pero lo cierto es que esta lacra social lejos de desaparecer, aumenta.

19.000 estudiantes que sufren bullying intentan suicidarse cada año.

Seguir leyendo…

Anorexia y bulimia, crecen con Internet

Hoy se celebra el Día Mundial de la Lucha contra los Trastornos Alimenticios, pero en la era digital la batalla se complica porque las webs que fomentan la anorexia y la bulimia siguen sin estar reguladas y campan a sus anchas con absoluta impunidad.

Internet es una herramienta maravillosa, sin ella, por ejemplo, Belleza Pura no existiría. Pero en el ciberespacio no todas las imágenes de la belleza que circulan son tan puras y diversas como las que desde aquí propugnamos. El universo online está plagado de sitios donde las protagonistas son hadas o princesas y los contenidos calcados: carreras de pérdidas de kilos, consejos para adelgazar rápidamente o para vomitarSeguir leyendo…