Campamentos infantiles de verano

"Moonrise Kingdom" (wes Anderson, 2012)

“Moonrise Kingdom” (Wes Anderson, 2012)

Se acerca el mágico verano. Y con él, el consabido folklore estacional, siempre igual, siempre distinto. Eterno cuando eres niño. Cuajado de posibilidades. En esa lógica infantil espacio-temporal, entroncan los campamentos. Estaciones de paso más o menos ‘educativas’ –por favor, dejemos que los se diviertan a pesar de todo- a lo largo de toda la geografía española. Y de parte del extranjero.

Pero hoy nos quedamos en España, glosando algunas de las muchas propuestas de las que gozan nuestros infantes.

Seguir leyendo…

Hotel Cordial Mogán Playa, y su tranquilo spa Inagua

cordial-mogan-playa-gran-canaria-canaries-holidays-2014-2

Primera parada y fonda en la isla y en este Cordial que forma parte de una pequeña cadena creada por siete empresarios de la zona. Lo primero que llama la atención al llegar es su colorida cúpula, como un mandala de cristal iluminando el hall.

Ubicado entre dos colinas de áridas montañas, en la recóndita zona de Mogán  y muy cerca de su agradable puertito. Es un lugar perfecto para huespedes que buscan tranquilidad. Me parece increíble que haya quinientas habitaciones. La verdad es que la arquitectura es apaisada, muy escalonada entre las montañas, y da una sensación de intimidad absoluta en las habitaciones. La flora acompaña mucho sus rincones, plagados de zonas verdes de jardín tropical y cascadas. Un gusto ver sus grandiosos ejemplares de cactus y palmeras, entre tantas especies en flor, cada una con su cartelito botánico.

Nos cuenta Christian Radzuhn, el relaciones públicas del hotel, que el invierno es la temporada alta para extranjeros del norte de Europa en busca del deseado sol canario y el único que brilla en esas fechas en toda la CEE. Durante el verano hay más turismo nacional, incluso isleños que conocen este pequeño paraíso instalado en uno de los lugares más apacibles de Gran Canaria. El público que pulula por el hotel es casi todo alemán, entre una gran selección de extranjeros y algún que otro español.

Me invade la sensación de estar en México o cualquier otro lugar al otro lado del Atlántico, pero sé que estoy en Canarias porque no tengo jet-lag.

Seguir leyendo…

Vacaciones spa para la generación PANK, las tías molonas

mujeres-pank-vacaciones

Bienvenid@s a la generación pank. En estos tiempos en los que tenemos calificativos para casi todo, si eres soltera y ejerces de tía molona debes saber que a partir de ahora, eres una PANK, Professional Aunt No Kids, (o lo que es lo mismo “tías profesionales sin hijos”).

Sí, has oído bien, así se conoce ahora a las mujeres que han decidido postergar el momento de ser madres o simplemente no quieren serlo y cumplen a las mil maravillas con sobrinos entregados que se lo pasan pipa con su tía guay. Y los padres que pierden de vista un ratazo a sus queridos retoños no pueden estar más encantados. Seguir leyendo…

Vuelta al pueblo en verano. Manual de supervivencia

 

Señores sentados. Foto de Luis Olivenza

Foto de Luis Olivenza

Gracias a una conocida marca de bebidas y a la crisis -que es responsable de casi todo-, los pueblos han recuperado el protagonismo que nunca debieron perder. Durante muchos años fueron relegados por destinos internacionales y exóticos, pero este cataclismo económico ha hecho que volvamos a nuestros orígenes en muchos sentidos, y en el regreso al lugar donde nacieron nuestros antepasados también. Ahora el que tiene pueblo tiene un tesoro y lo convierte en destino vacacional con el notable ahorro que eso supone, y el que no lo tienen lo adopta, ¿o es el pueblo el que te adopta a ti?

En otras épocas era más común que la familia entera se trasladara al pueblo. Los disfrutaban del contacto directo con la naturaleza, allí aprendían a montar en bici, a subir a los árboles, a destrozarse las rodillas con mil y una caídas, se bañaban en el río, y se enfrentaban cada día a esa frase maravillosa: ‘¿y tú bonit@, de quién eres?’, ‘pues yo de nadie’, era lo que me pedía el cuerpo responder siempre, pero al final respondías, ‘yo de fulanita de tal’, ‘ay, es verdad, si es que eres clavadita a tu padre’, cuando toda la vida te habían dicho que eras igualita que tu madre. Impagable. Como impagable también era el momento en el que, después de cenar, cuando ya empezaba a refrescar, los mayores sacaban las sillas a la puerta de las casas y comenzaba la charla. Si todavía no has comenzado tus y el pueblo está en tu horizonte, aquí van algunos consejos, algunos en forma cosmética, que es lo nuestro, para que disfrutes del verano campestre. Seguir leyendo…

Turismo de bisturí, operaciones de cirugía estética en el extranjero. Lo barato sale caro

Imagen de médicos

¿Tú por qué viajas? Supongo que me dirás que por placer, por descanso, para cambiar de aires, en busca de nuevas culturas, de aventuras, para ampliar miras, conocer otras formas de vida, de pensar… Pero, ¿alguna vez has viajado al extranjero para operarte?

Sí, sí, no pongas esa cara, no me estoy inventando nada. En 2011 y durante los primeros meses de este año, ha aumentado un 64% el número de personas que deciden hacerse una operación de cirugía estética en el extranjero. Auténticos paquetes vacacionales con un precio cerrado y muy bajo, que incluyen el viaje, la estancia y la operación, ¡estamos locos! La consecuencia suele ser que regresan a España con problemas derivados de intervenciones demasiado baratas y no muy fiables.    Seguir leyendo…

Helado, el alimento de los dioses y del verano

helados

Reconozco ser ‘bastante’ (eufemismo) golosa y que una de mis perdiciones es el helado.

Cremoso, sabroso, suntuoso, proclive a que se le dediquen ripios, refrescante y altamente satisfactorio, incluso, para el acongojado espíritu, me encanta que sea cuanto más “hardcore” mejor, prácticamente “obsceno”,  con más y más tropezones de cosas densas, surcado por delicados ríos de sirope y coronado con frutos secos picados o fruta natural. Importante que sea artesano. No caigamos en el error de confundir un alimento delicioso, nutritivo y razonable con un producto industrial cargadito de conservantes y saborizantes artificiales. En ese caso, ¡quita bicho!

La liturgia no deja lugar a dudas: sin helado no hay verano, va irremediablemente unido a toda la mitología de las fechas.

Seguir leyendo…