5 ventajas de practicar meditación

La meditación te puede dar superpoderes… ¡y si no mira a David Lynch!

Meditar, meditar. El verbo de moda entre señeros círculos de creadores, como el mencionado cineasta, Lena Dunham, Madonna, Katy Perry o Martin Scorsese.

Cualquiera diría que meditar es como beberse un batido de Kale con espirulina tras cascarse un circuito de yoguilates en gravedad cero, una de esas actividades que posiblemente sean ‘buenas’ para una pero a las que rodea cierto halo de extravagancia y de publicidad chusca que las abarata. Sobre todo cuando, además, resulta que se comercializa como la fórmula crecepelos.

Meditar es gratis, sin embargo. Y a pesar de los múltiples negocios que te la venden en forma de retiros, talleres y charlas. No demasiado fácil, aseguran quienes lo practican y practican hasta alcanzar la maestría en la técnica. Control (y poder) mental, de eso va la cosa.

Focalizarse en las siempre ayuda a emprender el camino. Oigan, no se sientan mal por querer saber en qué les va a beneficiar eso de tomarse tiempo para ustedes mismos y hacer ejercicios mentales dirigidos. Meditar es bueno, buenísimo, lo digo yo y lo dice, ¡ja!, David Lynch desde su muy rentable trademark trascendental’. Ya sólo nos queda aprender a hacerlo sin dejarnos un ojo de la cara.

Seguir leyendo…

Pilates, 5 razones para amarlo

Lo ofrecen en tu gimnasio, tus amigas cuentan maravillas y un día leíste en una revista que Gwyneth Paltrow (siempre ella) no terminaría de hallarse en armonía consigo misma sin esta práctica. El te rodea, es cierto, incluso parece que se hubiera puesto en marcha una conspiración estilo Show de Truman para que te sumes a sus adeptas. Pero no terminas de animarte, quizá por rebeldía o porque –salmodias de Gwyneth aparte-, nadie te ha explicado en qué consisten los beneficios del dichoso invento de Mr. Pilates. Despega los párpados que te lo contamos.

Seguir leyendo…

¿Champú de caballo o de cabello? Los videoblogueras se explican con libertad y por la boca muere el pez

La fiebre por el champú de caballo es una moda que no tiene ningún fundamento científico como más adelante aclararemos. No existen champús que hagan crecer el pelo. ¿En qué cabeza cabe? Y al final, dice que no está testado en animales. Los test de brillo y suavidad son muy científicos: a mí yo creo que sí, que sí que me ha crecido el pelo un poquito más de lo normal…

Los champús de caballo no hacen crecer el pelo. La biotina no actúa por vía tópica, lo cual no quiere decir que te bebas el champú de caballo. Sería mucho peor que lavarte el pelo con él.

Seguir leyendo…